Πρώτες μεταφράσεις του Πασχάλη Παπαβασιλείου στα ισπανικά

Αποτέλεσμα εικόνας για πασχαλης παπαβασιλειου ποιητης

Ο Πασχάλης Παπαβασιλείου γεννήθηκε στη Θεσσαλονίκη το 1941. Στα 18 του έφυγε για τη Βιέννη. Έζησε και εργάσθηκε εκεί για περίπου 20 χρόνια. Γύρισε στην Ελλάδα και ζει πλέον στην αγαπημένη του Θεσσαλονίκη.

Έχει εκδώσει τέσσερα βιβλία με ποιήματα και έχει ήδη υλικό για ένα νέο βιβλίο. Ποιήματά του έχουν μεταφραστεί στα γερμανικά με τίτλο «Ausgewählte Gedichte».

Οι πρώτες μεταφράσεις στα ισπανικά υπάρχουν στο:

http://www.lagallaciencia.com/2017/02/paskalis-papavasiliou-un-poeta-amoroso.html

http://traducciones.lagallaciencia.com/2017/02/paskalis-papavasiliou.html

Και η προσωπική του ιστοσελίδα:

http://www.paskalis.eu/

Poesía épica en América Latina

Poesía épica en América Latina: Balbuena, Ercilla y Oña

Αποτέλεσμα εικόνας για balbuena grandeza mexicana

Desde la segunda mitad del siglo XVI hasta la primera del XVII la épica florece en América Latina. Es una poesía que pasa del gusto renacentista al barroco. Los principales representantes de dicha poesía son: Alonso de Ercilla y Zúñiga (1533-1594), Pedro de Oña (1570-1643) y Bernardo de Balbuena (1568-1627).

La conquista de América Latina funciona como fuente de inspiración para los escritores que componen epopeyas relacionadas con este drama. Los principales rasgos renacentistas son: el interés por la civilización grecolatina (mitología), el antropocentrismo, la razón humana y la búsqueda de venustas y no utilitas.

En La Araucana (1569-1589) de Ercilla lo que impresiona más es la profusión de una Naturaleza claramente renacentista: “… el prado / un claro arroyo limpio y sosegado,…” (Canto I)[1]. La obra destaca también por el empeño de transcribir los acontecimientos de una manera realista; según Bellini, La Araucana es una “historia rimada”. El poeta utiliza la octava real (ABABABCC) y el verso endecasílabo. El tema es épico, o sea, las hazañas de los españoles y la lucha de los araucanos contra los conquistadores. La obra tiene influencias de Ariosto, Tasso, Virgilio y Lucano. El comienzo de la obra es peculiar: “No las damas, amor, no gentilezas / de caballeros canto enamorados;”, el poeta dice lo que no va a cantar (en la épica la invocación a la musa y la presentación de lo que va a cantar cada poeta es algo usual). Según muchos estudiosos, los primeros versos son una respuesta a Orlando furioso, “Le donne, cavalier, l’arma, gli amori, ¡Le cortesie, l’audaci imprese io canto”[2]. Ercilla en muchas ocasiones menciona dioses de la mitología griega como Marte, Neptuno y Eolo (Canto XV); o presenta al cacique araucano como “noble mozo de alto hecho” (Canto II). Sin embargo, lo que falta en La Araucana es un héroe principal como Ulises.

Oña, el discípulo de Ercilla, escribe El Arauco domado (1596) siguiendo la línea de su maestro: influencias de Virgilio, Tasso, Ariosto, latinismos, mitología, naturaleza renacentista, indígenas idealizados, mujeres con una belleza “europea” diríamos (manos “de nieve”, bocas “de rubí…”). Todo lo que Oña describe tiene un sentido eurocéntrico. El culteranismo gongorino es también muy evidente en la sintaxis y en el léxico del poeta. Oña utiliza también la octava y versos endecasílabos con rima ABBAABAA. El tema es, otra vez, la lucha de los araucanos contra los españoles.

Sin lugar a dudas, la gran figura de la épica latinoamericana es Balbuena con sus obras El Bernardo o la victoria de Roncesvalles (1624) y Grandeza Mexicana (1604). Según Menéndez y Pelayo, Balbuena es el “segundo Ariosto”. El mismo Balbuena cita sus gustos: Pindaro, Homero, Eurípides, Horacio, Ariosto, Virgilio, Ovidio, Boiardo, Santillana, Gracilaso, Góngora, Ercilla. Según Xirau, Balbuena es “un barroco clásico,… que sabe de las nuevas formas poéticas…”, es un poeta al que le tocó vivir dentro del período barroco, pero sus rasgos son más renacentistas que barrocos[3]. Sin embargo, por lo que se refiere a los rasgos barrocos, la Grandeza Mexicana es su obra más característica, aunque no la podemos clasificar como épica pura. La obra es una exaltación de la ciudad de México que “rivaliza con las ciudades orientales más famosas”[4]. Las “enumeraciones caóticas” como “caballos, calles, trato, cumplimiento, letras, virtudes,…” son típicas en toda la obra. La multitud de los adjetivos (claros, altivo, helado, muerto) enriquecen sus descripciones dando un aire barroco. Asimismo, la obra tiene muchas referencias mitológicas “Los claros rayos de Faetonte”, “Siembra Amaltea” con el fin de lograr una atmósfera de esplendor. Balbuena utiliza mucho las anáforas “todo huele a verano, todo envía suave respiración”, el hipérbaton “su asiento y corte la frescura ha puesto” y las metáforas “todo huele a verano” . Todos esos recursos estilísticos son claramente culteranos.  Balbuena presta especial atención en la rima, en la musicalidad y en el uso de palabras y expresiones cultas. Según Crida, “la levedad de acentos y la finura del ornato expresan un barroquismo original”[5]. Por otra parte, estudiosos como Ramón Xirau consideran que Balbuena es un escritor barroco moderado, porque tiene un “espíritu clásico”[6]. Y eso es normal, porque Balbuena está dentro de un período de transición.

Sintetizando, en la épica tenemos una fuerte influencia renacentista, mientras que la del Barroco es más mitigada. La épica latinoamericana debe mucho a la italiana, pero, como siempre, el mestizaje cultural que se realiza en el continente hispanoamericano nos da frutos muy distintos de los europeos.

Notas

[1] http://www.edu.mec.gub.uy/biblioteca_digital/libros/E/Ercilla%20y%20Zuniga,%20Alonso%20de%20-%20La%20Araucana.pdf

[2] revistas.ucm.es/index.php/CFCL/…/3475

[3] http://biblioteca.itam.mx/estudios/estudio/estudio10/sec_4.html

[4] Bellini.: p. 128.

[5] Crida, 2001: 75.

[6] http://biblioteca.itam.mx/estudios/estudio/estudio10/sec_4.html

Bibliografía

Bellini, G., (1997). Nueva historia de la literatura hispanoamericana, Castalia, Madrid.

Biblioteca Ayacucho, (1990). Poesía Colonial Hispanoamericana, Ayacucho, Caracas.

Crida, C., (2002). Λογοτεχνία Λατινικής Αμερικής Ι, ΕΑΠ, Πάτρα.

Crida, C., (2002). Πολιτισμός της Λατινικής Αμερικής, ΕΑΠ, Πάτρα.

Chang-Rodríguez, R. y otros (2013). Voces de Hispanoamerica Antología literaria, Heinle Cengage Learning, U.S.A.

Pierce, F., (1984). Alonso de Ercilla y Zúñiga, Rodopi, Ámsterdam.

Otras fuentes

La Araucana, 10-12-2014,

http://www.edu.mec.gub.uy/biblioteca_digital/libros/E/Ercilla%20y%20Zuniga,%20Alonso%20de%20-%20La%20Araucana.pdf

Cristóbal, V., De la Eniada a la Araucana, 11-12-2014,

revistas.ucm.es/index.php/CFCL/…/34758

Xirau, R., Bernardo de Balbuena, alabanza de la poesía, 11-12-2014,

http://biblioteca.itam.mx/estudios/estudio/estudio10/sec_4.html

Bernardo de Balbuena, 11-12-2014,

http://www.biografiasyvidas.com/biografia/b/balbuena.htm

Διονύσιος Καψάλης: πρώτες μεταφράσεις στα ισπανικά

Αποτέλεσμα εικόνας για διονυσης καψαλη

 

Ο Διονύσιος Καψάλης γεννήθηκε στην Αθήνα το 1952. Έχει πτυχίο κλασικής και αγγλικής φιλολογίας (Η.Π.Α.) καθώς και νεοελληνικής φιλολογίας (Αγγλία). Έχει πολλές ποιητικές συλλογές, δοκίμια αλλά και μεταφράσεις. Έχει μεταφράσει σονέτα του Σέξπηρ με μεγάλη επιτυχία και έχει βραβευθεί για τη δουλειά του με το Κρατικό Βραβείο Μετάφρασης (το οποίο και αρνήθηκε) καθώς και με το Βραβείο Κώστα και Ελένης Ουράνη της Ακαδημίας Αθηνών.

Θεωρείται ως ένας από τους εκπροσώπους της Γενίας του ’70 και πολλά από τα ποιήματά του έχουν μελοποιηθεί. Γράφει σε έμμετρο και ομοικατάληκτο στίχο κάτι που φυσικά δυσκολεύει τη μεταφραστική διαδικασία, διευκολύνει όμως τη μελοποίηση.

 

 

Μεταφράσεις ποιημάτων του για πρώτη φορά στην ισπανική γλώσσα στο La Galla Ciencia

http://www.lagallaciencia.com/2017/01/algunos-poemas-de-dionisios-kapsalis.html

Noelia Illán Conesa: ένα ποίημα στα ελληνικά

Σχετική εικόνα

Η Νοέλια Ιγιάν Κονέσα  (Καρταχένα, 1983) είναι πτυχιούχος Κλασικής Φιλολογίας. Το 2012 εκδόθηκε το βιβλίο της “Calamidad y Desperfectos” το οποίο επανεκδόθηκε ένα χρόνο αργότερα με πρόλογο του José María Álvarez. Το 2015 εκδόθηκε μια ανθολογία του José María Álvarez. Η επιλογή των ποιημάτων ήταν της ίδιας. Εκδίδει μαζί με τρεις συνεργάτες της το λογοτεχνικό περιοδικό La Galla Ciencia και επίσης μεταφράζει από τα αρχαία ελληνικά ποίηση.Το 2016 εκδόθηκε η συλλογή της με τίτλο «Verbos por dentelladas». Το ποίημα που ακολουθεί είναι από αυτή την τελευταία συλλογή.

ΚΙ ΑΝ ΔΕ ΣΕ ΒΡΩ;

"Ακριβώς εκείνη τη στιγμή

που ξεγλιστρούμε

στον καλύτερο απ’ τους πιθανούς κόσμους."

Χιλ δε Μπιέδμα.

 

Ψάξε με στις αλυκές της νότιας θάλασσας,

στη γραμμή που χωρίζει τη γη απ’ τα ουράνια,

στα φθαρμένα βιβλία του Παρισιού

ή στο ροζ σούρουπο της Πέστης.

Ψάξε με μες στον αφηρημένο χρόνο,

στο στριφογύρισμα εκείνων των σπιτιών από χρυσάφι,

στον ίσκιο της ανθισμένης μυγδαλιάς.

Ψάξε με στα ροζιασμένα χέρια της γιαγιάς μου,

στα ημίψηλα καπέλα,

στα μνήματα ενός τυνησιακού νεκροταφείου.

Ψάξε με στα χνάρια των σκυλιών

και στο νυχτερινό ξερογλείψιμο λαχτάρας του Μαρόκου.

Μη με ψάχνεις                                    εδώ.

Δεν είμαι.

Neoclasicismo, Prerromanticismo latinoamericano

Αποτέλεσμα εικόνας για periquillo sarnientoΑποτέλεσμα εικόνας για colombeia miranda

Los recursos retóricos, el Neoclasicismo y el Prerromanticismo

En la primera mitad del XIX viene desde Europa el Neoclasicismo con los principios de la Ilustración y la máxima “enseñar deleitando”. Asimismo, las luchas por la Independencia crean un terreno fértil para la propagación del Romanticismo.

Las características del Neoclasicismo son: imitación de la naturaleza humana, exaltación de la razón, unidad literaria, función didáctico-moral, análisis inexacto de los clásicos, combinación de “utilitas” y belleza etc. Los rasgos románticos son: el “yo” como entidad autónoma, el genio creador (autor-demiurgo), la perspectiva realista de la naturaleza, el liberalismo (patriotismo en América Latina), el humanitarismo y el “gusto por el pasado”. En la mayoría de los creadores conviven el Neoclasicismo y el Prerromanticismo puesto que los límites temporales se acercan.

Pablo de Olavide y Jáuregui (1725-1804) con El Evangelio en triunfo o Historia de un filósofo desengañado (1797) abre el período. Dicha obra tiene la forma del género epistolar (influencia de Cadalso, 1741-1782) y la verosimilitud de Cervantes. Las exclamaciones “¡Ó inocencia! ¡Ó virtud!”, “¡Ó Dios de Israel!” y las preguntas “¿Por qué pues no tomareis…?”, “¿No es pues ….?” son recursos utilizados para atraer la atención del lector[1]. La obra es una apología de la religión católica en la cual un filósofo racionalista se convierte al catolicismo.

Andrés Bello (1781-1865) es un neoclásico con pinceladas románticas. En “La agricultura de la zona tórrida” (1826) observamos el amor hacia la naturaleza en: la apóstrofe, “¡Salve, fecunda zona,…”, saludo “épico” dirigido a la naturaleza y al sol; las personificaciones de la zona, “Tú tejes al verano…”, “Tú vistes de jazmines”; el hipérbaton, “no de purpúrea fruta, roja o gualda,…falta matiz alguno”, que da el color alabando la selva. El colorismo se ve también en los epítetos: “carmín”, “añil”. La anáfora “y para ti el maíz,… /y para ti el banano” es una alusión a los productos latinoamericanos (singularidad de la flora y la fauna). En la larga pregunta retórica “¿Por qué ilusión funesta…?” el autor habla del patriotismo (rasgo prerromántico o neoclásico) dejando suspender en el aire una crítica social hacia “aquellos que fortuna hizo señores…”. En el encabalgamiento “¡Oh, jóvenes Naciones,… el atónito Occidente…!” nos dice que Europa es caduca y América Latina es la sangre nueva. La evocación mitológica, histórica (recurso neoclásico) es obvia en: la alusión a Lieo (dios del vino) y a las batallas de Maipú, Boyacá y Junín. La combinación de versos endecasílabos y heptasílabos crea una homogeneidad métrica. La ya mencionada opinión es obvia también en las personificaciones de la “Autonomía cultural de América”: “y si se la ve copiar servilmente a la (civilización) europea”, “América no ha sacudido aún sus cadenas”. Bello dice que América copia la cultura europea, porque no ha encontrado su propio modo de expresarse (su identidad cultural)[2].

El neoclásico José Joaquín Fernández de Lizardi (1776-1827) con El Periquillo Sarniento ejerce una crítica social realista. La prosopopeya de “la sabia naturaleza” y la antítesis “que sanan aunque no se curen” son elementos que dan un tono humorístico y didáctico a la vez[3].

Según Ospina, “los hornos en los que se forjó Bolívar” fueron: las ideas de la Ilustración, los enciclopedistas, la ironía de Voltaire (1694-1778) y el panteísmo de Spinoza (1632-1677)[4]. En su Discurso de Angostura (pronunciado en 1819) Bolívar (1783-1830) utiliza la anáfora (recurso principal de los románticos) “ya la veo” para atraer la atención del público; su motivo primordial parece al de su maestro Bello: enseñar que la región americana es la nueva sangre que va a comunicar “sus preciosos secretos” y a “mostrar al mundo antiguo la majestad del mundo moderno”. La preferencia de Bolívar por el asíndeton, “…de lazo, de centro, de emporio…” da un efecto de unificación y continuidad en un texto que busca estimular el patriotismo[5].

José Joaquín de Olmedo (1780-1847) es otro poeta neoclásico. En La victoria de Junín (1825) canta los hechos históricos dentro de diferentes recursos como metáforas (“El trueno horrendo…”), prosopopeyas (“y sordo…”) y sinécdoques (“la hispana muchedumbre”). Generalmente hablando, las onomatopeyas, las descripciones y la “utilización de los claroscuros” nos ofrecen un “tono épico”[6].

Francisco de Miranda (1750-1816) es un gran admirador de los clásicos griegos. Según Castillo Didier, Homero es omnipresente en la obra y en la vida del precursor. En su Colombeia escribe que el espacio adecuado para que se broten las ideas ilustres es una habitación en la que Homero esté “presente”[7].

Sintetizando, Bello, con su Código Civil (1852) y Bolívar, con su sueño de Gran Colombia, cambian el rumbo del continente. Este cambio tiene repercusiones en la educación, en la cultura, en la vida política y en el trayecto de la historia. Sin embargo, los demás literatos de la época contribuyen con sus obras al cambio del pensamiento de la sociedad. Y, aunque las dos corrientes se mezclan entre sí, el resultado es lo que tiene más importancia en este caso.

 

NOTAS

[1] De Olavide y Jáuregui, El Evangelio en triunfo, 1808: 387, 388, 392, 396.

[2] Chang-Rodríguez, 2013: 101-107.

[3] Ibídem, 94-96.

[4] http://www.laotrarevista.com/2009/07/bolivar-y-el-romanticismo/

[5] Bellini, 1997: 199.

[6] Ibídem, 1997: 201.

[7] Castillo Didier, 2013: 130, 131.

BIBLIOGRAFÍA

Bellini, G., (1997). Nueva historia de la literatura hispanoamericana, Castalia, Madrid.

Castillo Didier, M., (2013). Φρανσίσκο Ντε Μιράντα. Φιλέλληνας, Πρόδρομος και Ήρωας της Λατινοαμερικάνικης Ανεξαρτησίας, Μετάφραση Δαμηλάκου Μ., Νότιος Άνεμος, Αθήνα.

Crida, C., (2002). Λογοτεχνία Λατινικής Αμερικής Ι, ΕΑΠ, Πάτρα.

Chang-Rodríguez, R. y otros (2013). Voces de Hispanoamerica Antología literaria, Heinle Cengage Learning, U.S.A.

De Olavide y Jáuregui, P., (1808). El Evangelio en triunfo o Historia de un filósofo desengañado, tomo tercero, Madrid, Universidad Complutense. 

Otras fuentes

 

Ospina, W., Bolívar y el romanticismo, 1-2-2015,

http://www.laotrarevista.com/2009/07/bolivar-y-el-romanticismo/

Andrés Bello, 1-2-2015,

http://www.biografiasyvidas.com/biografia/b/bello.htm

 

Dufour, G., Elementos novelescos de El Evangelio en triunfo de Olavide, 11-2-2015,

http://rua.ua.es/dspace/bitstream/10045/7375/1/ALE_11_05.pdf

 

 

 

 

 

Heberto de Sysmo: Síntesis aditiva del dolor

10402452_10202196869666608_1169911535593520418_n

Εμπέρτο δε Σίσμο: ψευδώνυμο του Χοσέ Αντόνιο Ολμέδο Λόπεθ-Αμόρ (Βαλένθια, 1977). Έχει πτυχίο Ισπανικής Φιλολογίας από το Πανεπιστήμιο της Βαλένθια και είναι συγγραφέας, ποιητής, κριτικός λογοτεχνίας και κινηματογράφου, αρθρογράφος κ.α. Συνεργάζεται αρθρογραφώντας σε πολλά περιοδικά λογοτεχνικά της Ισπανίας αλλά και της Λατινικής Αμερικής.

Ποίηση (δεν συμπεριλαμβάνω συμμετοχή σε συλλογικές εκδόσεις οι οποίες είναι αρκετές):

Luces de Antimonio, Heberto de Sysmo & Okoriades Varacri. (Antología poética, 2011).

El Testamento de la Rosa, (Ediciones Cardeñoso, 2014).

La soledad encendida, Heberto de Sysmo & Gregorio Muelas. (Editorial Ultramarina Cartonera & Digital, 2015).

La flor de la vida, (Lastura Ediciones, 2016).

 

Βραβεία (επίσης είναι αρκετά και για αυτό παραθέτω το πρώτο και τα δύο πιο πρόσφατα):

1ο Βραβείο διηγήματος Ατενέο Μπλάσκο Ιμπάνιεθ 2012 για το διήγημα

El Árbol de la Ciencia del Bien y del Mal.

1ο Βραβείο Ποίησης του Ατενέο Μπλάσκο Ιμπάνιεθ της Βαλένθια 2016 για το έργο

Tener por qué morir.

1ο Βραβείο Παγκόσμιου Δοκιμίου Λιακλάρα 2016 για το έργο El Arte como herramienta social.

 

C.V en

https://acropolisdelapalabra.wordpress.com/biografia/

 

nicolai_abildgaard_-_culmins_ghost_appears_to_his_mother_-_wga00016

Perros ossiánicos. Abildgaard, El fantasma de Culmin.

 

ΠΡΟΣΘΕΤΗ ΣΥΝΘΕΣΗ ΠΟΝΟΥ

«Λεκιασμένος με αίμα είναι, όλα τα κατακλύζει

ένα κόκκινο εκστασιασμένο.

Ένα κόκκινο τυφλό.»

Κάρλος Μαρθάλ

 

Τα χρώματα δεν υπάρχουν.

Μήτε κι οι λέξεις.

Και μεις, ίσως,

ποτέ να μην έχουμε υπάρξει.

 

Ίσως ο χρόνος να μην υπάρχει,

μήτε ο θάνατος ή η μουσική,

να ξεχωρίζεις τον εαυτό σου μέσα τους

ακόμη λένε ότι είναι ανθρώπινο.

 

Να ξεχωρίζεις νούμερο, φως, σύμβολο,

να ψηλαφίζεις τα πτώματα,

να αισθάνεσαι ότι ήδη πέθανες.

Να αγαπήσεις τον εαυτό σου όπως αυτούς,

να ανακαλύψεις το πηλίκο

σε μια μοιρασιά από απρόοπτα.

 

Υποτελής πάντα

και δίχως αέρα μεγαλείο, ρωτώ:

μπορεί να πεθάνει το κόκκινο;

 

Έτσι πάνω στις σάρκες σου καθρεφτίζονται

χρώματα δίχως ονόματα, ζωές, θανατικά,

θέλω να σε ζωγραφίσω και να παρουσιάσω τον κόσμο:

το σύμπαν συνωμοτεί με βουλές

που κατάλληλες μας μοιάζουν.

 

Συ ήσουν το ανύπαρκτο ροζ

που εφηύρε ο εγωισμός μου

κι εγώ ο μεθυσμένος ερμηνευτής

που είπε να διαβάσει το κορμί σου.

 

Γυμνώνεσαι και πέφτεις

πάνω στο βωμό, χαμογελάς,

με παρατηρείς με πόθο,

διατηρείς την έκφραση που μ’ αναστατώνει.

 

Διαλέγω από την παλέτα μου με πόνους

τόνους που να συνδυάζονται με τη ζωή:

σχεδιάζω με πράσινο του ιαδεΐτη τις υπνωτικές σου

ίριδες,

λευκαίνω τις μασχάλες σου,

μουτζουρώνω με χρυσαφί και ώχρα τα μαλλιά σου…

 

Με διπλό κοφτό πινέλο

όλοι μαύρο με κάνουν.

Πριν δώσεις τέλος, εξαφανίζεσαι.

 

El poema en español

https://acropolisdelapalabra.wordpress.com/2017/01/06/sintesis-aditiva-del-dolor-un-poema-de-heberto-de-sysmo-publicado-en-la-revista-sede/

 

Revolución y reforma mexicanas

Αποτέλεσμα εικόνας για revolucion mexicana

La Revolución Mexicana y su impacto

 

La Revolución Mexicana es un proceso de gran importancia, profundidad y longitud cronológica, puesto que empieza con la caída del porfiriato y termina muchos años más tarde. Por lo que se refiere al inicio tenemos el año 1910 como marco cronológico, pero en la fecha final los historiadores no se han puesto de acuerdo. Según unos es el 1917 (Constitución), según otros el 1940 (últimas revueltas y fundación del Partido de la Revolución Mexicana, 1938)[1] y según otros hace poco.

Tras la caída del porfiriato a causa de la mala situación agraria, la formación de las nuevas clases sociales y la edad avanzada de Porfirio Díaz (1830-1915), comienza un movimiento promovido por las aristocracias regionales y liderado por Francisco Madero (1873-1913). Dicho levantamiento encuentra terreno fértil en las áreas campesinas. Queda claro entonces que la revolución tiene un marcado carácter agrarista, puesto que la base de esa es la demanda de cambiar la situación malísima del campesinado. No obstante, Madero con sus ideas democráticas (sufragio efectivo, no reelección) y sus intentos de reforma social da un carácter político en la revolución. Por lo que se refiere a la base ideológica, según Malamud, la “generación del Ateneo” es el grupo antiporfirista que se opone a la ideología del régimen. Dicha generación pone las bases culturales del período pidiendo una independencia cultural y espiritual. Pedro Henríquez Ureña (1884-1946) con su simpatía por la causa maderista desempaña un papel primordial en la revolución. El arielismo de José Enrique Rodó (1871-1917), por otra parte, hace que los ateneístas se pongan en contacto con el espiritualismo europeo. Dos personajes que influyen en la Reforma Mexicana son Wistano Luis Orozco (1856-1927) y Andrés Molina Enríquez (1868-1940). El primero considera que la propiedad no debe acumularse en una mano solamente. Mientras que el segundo se inspira en el primero criticando el ya existente sistema latifundista. Asimismo, Camilo Arriaga (1862-1945) ofrece su apoyo a Madero y su pensamiento marxista, anarquista y socialista. Debemos tener en cuenta que la Revolución Mexicana surge un poco después de la 1era Revolución Rusa de 1905 y un poco antes de la Revolución bolchevique de 1917, por lo que tiene un fuerte aroma de marxismo. Sintetizando, Madero da un carácter político, agrario y rural a la revolución, pero parece racional que la revolución sea también antiimperialista con matices de un nacionalismo burgués. Además, la revolución tiene una fisonomía laica y anticlerical a veces. El lema “tierra y libertad”, por una parte, resume la ideología de la revolución, por otra parte, nos da la relación estrecha entre la reforma y la revolución. Así que, cuando hablamos de la Revolución Mexicana, siempre entendemos que buena parte de esta la constituye la Reforma Mexicana.

La Revolución Mexicana es, quizás, el primer movimiento masivo de la historia de América Latina. Aunque, la aristocracia inicia los movimientos, dentro de poco, los ejércitos populares se unen con los aristócratas. Este es el momento en que nacen “los ejércitos míticos de Pancho Villa, Pascual Orozco, Emiliano Zapata y otros”[2]. Sin embargo, en la Revolución Mexicana participan todos los diferentes sectores y las clases: desde los ya mencionados aristócratas hasta los obreros, el campesinado, las clases medias y la burguesía nacional. Las mujeres también luchan de un modo activo en la revolución. Las mujeres con Villa van a los campamentos federales vestidas de vendedoras y espían para Villa. En otros casos participan como combatientes en las batallas o como enfermeras, telegrafistas y despachadores de trenes. Además, cabe mencionar la protesta estudiantil (1892) que prepara el terreno para la revolución. Muchos de estos estudiantes, ejempli gratia Antonio Díaz Soto y Gama (1880-1967), participan activamente en la revolución más tarde u ofrecen sus servicios de abogado. Por lo que se refiere a los logros de la revolución, aunque son muchos, unos de estos no se consideran cumplidos. Por ejemplo, se supone que se acaban los latifundios y los grandes terratenientes, pero de veras la situación no cambia. Lo que sí se logra es mucho: el sufragio efectivo y la no reelección, la jornada de 8 horas diarias, el aumento de salario de los trabajadores, la construcción de habitaciones higiénicas para los obreros (pagaderas a largo plazo) y la construcción de hospitales, el acceso gratis a la educación, los servicios de salud pública tanto por los jóvenes como por los jubilados y las vacaciones anuales. Pero sobre todo y ante todo, la expropiación del petróleo que permite el sindicalismo. La creación de sindicatos como por ejemplo este de los trabajadores petroleros que se afilia al PRI (Partido Revolucionario Institucional).

En el sector cultural tenemos también las obras de muchos creadores, tanto pintores como escritores, que han dejado huellas profundísimas. Destacan: Octavio Paz (1914-1998) con El laberinto de la soledad (1950), un ensayo sobre la gran diferencia de los mexicanos y los demás latinoamericanos (una diferencia creada, en parte, por la Revolución Mexicana); Juan Rulfo (1918-1996) con sus dos obras El llano en llamas (1953) y Pedro Páramo (1955). En El llano en llamas, Rulfo critica la miseria de la tierra y del hombre, los problemas agrarios, el reparto de las tierras y la religión entre otros. Dentro de los cuentos de este libro destaca Diles que no me maten que ha sido escrito para expresar la violencia y la muerte durante el período revolucionario. La literatura revolucionaria ha dado obras como Los de abajo (1915) de Mariano Azuela (1873-1952) y El águila y la serpiente (1928) de Martín Luis Guzmán (1887-1976). Además, otro aspecto importante de la cultura revolucionaria es el muralismo que tiene influencias a toda América Latina. Grandes muralistas son: Diego Rivera (1886-1957) y José Clemente Orozco (1883-1949).

El inicio de los cambios sociales señala las consecuencias de la Revolución Mexicana, la redistribución de la tierra, aunque no exitosa, es un primer paso. “La Revolución Mexicana fue un movimiento telúrico que transformó profundamente las estructuras económico sociales, y sentó las bases para una nueva etapa del desarrollo del país para el avance de las relaciones capitalistas”. Indudablemente, la Revolución Mexicana es un referente para casi toda América Latina. Los líderes de Cuba y Nicaragua se inspiran en esta revolución para empezar su insurrección.

Sintetizando, no cabe duda de que hay muchas interpretaciones sobre la Revolución Mexicana, desde la fecha final hasta su marco ideológico. A mi modo de ver, la Revolución Mexicana fue un hecho que cambió la estructura social, cultural y política, fue un acontecimiento único. Empero, en el fondo, todas las revoluciones son únicas, a pesar de las similitudes que puedan tener. La integración casi total de las masas, el impacto en toda América Latina, la ideología y los cambios provocados hacen que la Revolución Mexicana sea la primera gran revolución de América Latina.

 

[1] Malamud, C., et. al., Historia de América Latina, pág. 394.

[2] Vargas, A., Ιστορία των Χωρών της Λατινικής Αμερικής, pág. 212.

Bibliografía

 Bernal, Ignacio, et. al., Historia general de México, México: Centro de estudios históricos, 2000.

Cardoso, Fernando Henrique, et. al., Dependencia y desarrollo en América Latina, Buenos Aires: Siglo XXI, 1977.

Cockcroft, James, Precursores intelectuales de la Revolución Mexicana, México: Siglo veintiuno, 1971.

Crida, C., Πολιτισμός της Λατινικής Αμερικής, Πάτρα: Ε.Α.Π., 2002.

Galeana de Valadés, Patricia, Universitaria latinoamericanas, liderazgo y desarrollo, México: UNAM, 1990.

Galeana, Patricia, Impacto de la Revolución Mexicana, México: Siglo XXI, 2010.

García Morales, Alfonso, El Ateneo de México (1906-1914) Orígenes de la cultura mexicana contemporánea, Sevilla: Escuela de estudios hispano-americanos de Sevilla, 1992.

Malamud, Carlos, et al., Historia de América Latina, Madrid: Editorial Universitas, S.A., 2003.

Rulfo, J., El llano en llamas, España: Colección popular, 1992.

Vargas, Arturo, Ιστορία των Χωρών της Λατινικής Αμερικής, Πάτρα: ΕΑΠ, 2002. 

Fuentes electrónicas

“Francisco Madero”, 11-4-2014:

http://www.biografiasyvidas.com/biografia/m/madero.htm

“La ideología de la Revolución Mexicana”, 12-4-2014:

http://biblio-codex.colmex.mx/exlibris/aleph/a21_1/apache_media/NU6PL5KYEUU99M79YR959KX62D29TL.pdf